En mi post anterior hablaba de la diferencia entre un viajero que toma fotos y un fotógrafo, o fotógrafa que viaja. Si no lo has leído, te invito a que lo hagas en el link anterior.

En este post quiero contarles un poco de cómo empezó mi proceso de conversión a fotógrafa. Claro, no ocurrió de un día para otro, como muchos quisiéramos. Todo toma su tiempo, lleva su esfuerzo.

Un día de la nada se me ocurrió, quiero aprender de fotografía. Siempre me gustó mucho el arte, aunque mi carrera profesional no esté relacionada, siempre tuve la inclinación artística.

Lo primero que hice fue buscar dónde puedo aprender de fotografía, y después de hacer un poco de investigación me decidí por tomar un Diplomado de 6 meses en Introducción a la Fotografía en PCS Internacional.

Lo siguiente fue, ¿adivinen qué? Pues claro, comprar una cámara con ajustes manuales y lentes intercambiables. Cómo no sabía si este nuevo pasatiempo era algo que me iba a gustar demasiado, decidí no invertir mucho. Me compré una Nikon D 3200 con el lente básico.

Al principio no les niego, no sabía cómo usar la cámara.  Ni siquiera en modo automático me quedaban bonitas las fotos. Pero lo bueno es que para eso me había inscrito en el diplomado, ¡para aprender a ser fotógrafa! Si ahora me preguntas si uso el modo automático en la cámara, mi respuesta sería: ¿el modo qué?

Me gustó mucho el diplomado, con excelentes profesores, fotógrafos altamente calificados y exitosos que nos compartían sus amplios conocimientos en diferentes ramas de la fotografía. Además teníamos bastantes clases prácticas, donde podíamos aplicar los conocimientos adquiridos y hacer consultas, recibir críticas constructivas y seguir aprendiendo.

Aprendimos los básicos que necesitas saber sobre fotografía, el triángulo de exposición, reglas de composición, manejo de luz, tanto natural como artificial, distintos tipos de fotografía.

Al terminar el diplomado, realizamos una mini exposición.  Claro, yo ya me sentía toda una fotógrafa profesional. Pero el camino no es tan corto como sólo de 6 meses, hace falta bastante más.  Aún así ya había empezado a sentar las bases. Pero lo más importante fue que durante ese período de 6 meses descubrí que la fotografía realmente ¡se había convertido en mi pasión!

Les quiero compartir las fotos que publiqué en mi primera mini exposición. Las pueden ver en la Galería. Búsquenlas como “Mi Primera Mini Exposición – En el Proceso.” Ahora que las veo, sé que había mucha oportunidad de mejora. Aún la hay. Pero en ese momento eran mis mejores fotos.

Si las comparan con mis fotos del post anterior, van a ir viendo diferencias, ya seguiremos abordando, poco a poco en este blog, los temas importantes a tener en cuenta a la hora de tomar fotografías.

Si tienes alguna duda o comentario, puedes enviarme un correo o mensaje o dejar un comentario en este artículo.

 

 

 


2 commentarios

Cintia Ossia · junio 24, 2017 a las 10:08 pm

Wow! con tu historia recordé una de las escenas de la película “Something like love”, en la cuál, además de la bella historia de amor que se cuenta, muestran la transformación de la protagonista desde fotógrafa amateur durante sus viajes en una camioneta por ruta hasta convertirse en una artista de renombre con su propia galería de exposición y venta. Me encanta!!!

    De Viajes y Fotografías · junio 24, 2017 a las 10:57 pm

    Creo que no he visto la película, pero seguro la veré. Realmente esto es un proceso, pero donde aprendes mucho, y sobre todo aprendes a amar este hermoso arte de plasmar momentos para la eternidad!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *